Se crea tejido muscular artificial para robots llamados Actuadores Peano-HASEL

Un equipo de investigadores de la Universidad de Colorado en Boulder ha inventado un nuevo tipo de músculos artificiales más potentes y resistentes que sus equivalentes biológicos. Según publican hoy en dos artículos en las revistas Science Science Robotics , están fabricados con materiales muy económicos –su coste oscila entre los diez centavos y los tres dólares– y tienen el potencial para ser tan versátiles como los músculos de los animales, que pueden proporcionar desde la precisión milimétrica de las manos de un cirujano hasta la fuerza bruta de un caballo de tiro. Aplicados en robótica, podrían revolucionar la forma de moverse de los robots médicos e industriales y abrir la vía a nuevos tipos de prótesis más parecidas a las extremidades humanas.

Los sistemas robóticos blandos se adaptan bien a tareas y entornos dinámicos y no estructurados, debido a su capacidad de adaptarse y adaptarse sin dañarse ni a sí mismos ni a su entorno. Estas habilidades son cruciales en áreas como la interacción humano-robot. Los sistemas robóticos blandos están actualmente limitados por los actuadores suaves que los alimentan. Hasta la fecha, la mayoría de los actuadores blandos se basan en las aleaciones neumáticas o de memoria de forma, que tienen problemas con la eficiencia, la velocidad de respuesta y la portabilidad. Los actuadores dieléctricos de elastómero (DEA) se controlan y funcionan eléctricamente y se destacan por su actuación similar al músculo, pero normalmente requieren un marco rígido y pretensado para funcionar de manera efectiva. Además, los DEA requieren pilas o estructuras complejas para lograr modos de contracción lineal. Presentamos una clase de transductores electrohidráulicos blandos, denominados actuadores Peano-HASEL (electrostáticamente autorregenerables de amplificación hidráulica), que combinan las intensidades de los actuadores fluídicos y los actuadores electrostáticos, a la vez que abordan muchos de sus problemas. Estos actuadores utilizan principios electrostáticos e hidráulicos para contraer linealmente la aplicación de voltaje de forma similar a un músculo, sin marcos rígidos, pretensado o configuraciones apiladas. Fabricamos estos actuadores usando un método fácil de termosellado con materiales económicos disponibles comercialmente. Estos dispositivos prototípicos demostraron contracción lineal controlable de hasta 10%, una tasa de deformación de 900% por segundo, actuación a 50 hercios y la capacidad de levantar más de 200 veces su peso. Además, estos actuadores presentaban características tales como alta transparencia óptica y la capacidad de autodetectar su estado de deformación.

El equipo de Keplinger ha desarrollado tres tipos de actuadores. El primero, con forma de donut, es útil para coger objetos, ya que la descarga eléctrica hace aumentar su grosor. Este prototipo es también el más resistente, ya que puede aguantar más de un millón de contracciones sin romperse. El segundo prototipo de músculo es una lámina rectangular que se estira al recibir voltaje. Los investigadores lo han acoplado a un brazo mecánico y han logrado que hiciera la función de un bíceps.

FUENTE: robotics.sciencemag.org

Amante de la "BUENA MUSICA" exento de géneros soy mas bien de letras y sentimientos, fan N°1 de las damas por que todas las mujeres son hermosas sin importar sus matices....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *